Los parientes de varios jóvenes que fallecieron durante un tiroteo en Los Alcarrizos, aseguran no eran delincuentes como dijo la Policía y piden al presidente Luis Abinader que preste más atención al comportamiento de los agentes de la institución del orden.