A pesar de la disposición de las autoridades de que no serían atendidas parturientas haitianas en centros de salud públicos a menos que sea una emergencia, las mismas siguen recibiendo sus consultas de manera normal, aunque aquellas que no poseen documentos no pueden realizarse estudios requeridos dentro de hospitales.