El cine dominicano nos trae joyas de contenido histórico que se salen de lo convencional y nos recuerdan de donde partimos como individuos, como sociedad y como país; qué nos ha traído hasta aquí, desde esas vidas que no fueron contadas por completo, y que la comunidad actual merece conocer y disfrutar.


Es el caso del próximo estreno cinematográfico "Liborio" dirigida por Nino Martínez Sosa, que más que una película, rinde honor a este personaje de nuestra historia como un "ritual fílmico" que invoca y expone la figura de un hombre que trascendió al tiempo y se convirtió en mito. Un réquiem que aporta imágenes y sonidos que actúan por su fuerza. Un cine que sirve como instrumento de cambio para generar una actitud empática en la sociedad y ayudarnos a reencontrarnos con nuestro pasado para poder mirar mejor hacia el futuro.