El atraso en el tráfico internacional de mercancías pone en vilo el comienzo de la temporada de compras de fin de año debido a que almacenes y boutiques no han recibido sus pedidos y no cuentan con suficientes ropa para abastecer a sus clientes.