En diversos poblados del vecino país, decenas de personas realizaron procesiones religiosas para orar por el alma de Moise y exigir justicia.