De 31 fallecidos en el país a causa de la pandemia en las últimas semanas, 29 no se habían aplicado la vacuna contra el COVID-19, informó este miércoles el ministro de Salud Pública, Daniel Rivera. 


El funcionario aseguró que  los no vacunados son los que tienen abarrotadas las unidades de atención en los hospitales, donde la ocupación de camas en Cuidados Intensivos se ha disparado.


El repunte de la pandemia en las últimas semanas provocó un aumento de casos graves que amenaza con saturar nuevamente las unidades de cuidados intensivos, cuya tasa de ocupación avanza constantemente.