El dispendio o cualquier modalidad de uso indebido de los fondos públicos, vale decir el dinero que aporta cada contribuyente que paga , es una práctica injustificada, no importa que argumentos ofrezcan para tratar de darle legitimitidad.


Esta semana revelamos cifras millonarias alarmantes: 150 millones de pesos entregados a legisladores, alcaldes y gobernadoras provinciales, entre otros,  para distribuirlos el día de las madres.