La presencia de la peste porcina africana fue confirmada en 11 de las 32 provincias del país, por lo que las autoridades agropecuarias se preparan para la matanza masiva de especímenes afectados en esas demarcaciones.


El Ministerio de Agricultura informó que el gobierno pagará a los porcicultores, a precio de mercado, cada cerdo sacrificado.