El nuevo pico de la pandemia comienza a afectar a los pequeños comercios del Gran Santo Domingo, cuyos propietarios se ven obligados a aumentar las horas de trabajo a una parte de los empleados, y aplicar otras medidas,  luego de que otros asalariados resultan positivos al covid.


De acuerdo con la Federación Dominicana de Comerciantes el 25 por ciento de los empleados de su sector presentan ausentismo laboral


Al asegurar que ya sus 18 empleados están sanos, Isidro Díaz, encargado de este pequeño supermercado  del sector 30 de Mayo, en el Distrito Nacional,  contó los malabares que tuvo que hacer semanas atrás cuando casi todos se enfermaron con síntomas gripales y se les dificultaba brindar el servicio.