El inicio de  la temporada ciclónica incrementa el temor en los residentes  de una comunidad en el Municipio de Nagua que temen ante la demora en la construcción de un muro que impida que el río penetre a su sector y pueda producir grandes daños como los ocurridos  con la tormenta Irma y María.


Para la señora Minerva De la Cruz, tan solo ver el cielo nublado le preocupa y es que tanto su casa como la de su madre se inundan con el desbordamiento del río Boba.