Conforme se agudiza la escalada de precios de productos básicos, también crecen las demandas de los diferentes sectores, incluidas las amas de casa, para que el Gobierno busque alternativas para detener la inflación.