Mientras continúa el repunte de la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos destinadas a COVID-19 en el país, ubicándose este domingo en un 56 por ciento, la desesperación se sigue apoderando de los familiares de pacientes contagiados que no encuentran cama ni en los hospitales públicos ni en las clínicas privadas.