Las revelaciones de El Informe con Alicia Ortega de que el Fondo de Compensación Social del Senado, de unos 300 millones de pesos, es usado de manera discrecional para la compra de vinos, mariscos, el pago de deudas y donaciones que nunca llegan a sus destinatarios coloca a ese órgano legislativo y al denominado "Barrilito" en el centro de debates y cuestionamientos, en momentos en que en el país se plantea una inminente reforma tributaria para financiar el déficit fiscal del 2022.


El uso que hacen algunos congresistas con la denominada ayuda social conocida como "Barrilito causó indignación entre representantes de la sociedad civil.