Aunque legisladores están de acuerdo con que se modifique la ley electoral y la de partidos políticos, exigen a la Junta Central que no les imponga plazos, ya que el Congreso tiene su propio mecanismo de trabajo.