Previo al Día de los Padres, arterias comerciales del Distrito Nacional lucen con poca clientela, mientras que negociantes se quejan por las pocas ventas para la fecha.


El panorama de las populares arterias comerciales del Gran Santo Domingo no se visualizan como años anteriores; en negocios hay muy poco movimiento de público para adquirir el regalo de los padres.


Comerciantes de estas arterias aseguran las ventas han bajado porcentualmente y  atribuyen el comportamiento a la falta de dinero y a la crisis económica por la que atraviesa el país, que se une al alza de los precios en casi todos los artículos, bienes y servicios.


Compradores que asisten a estos mercados dicen el Día del Padre debe tomarse más en cuenta en el país, y coinciden en que en comparación con el Día de las Madres la disminución de demanda y oferta es notable.