Cuando faltan dos semanas para que venza el plazo de registro de las motocicletas como una forma de combatir la delincuencia, el proceso de regulación avanza a cuentagotas y los centros de regulación del Gran Santo Domingo lucen prácticamente vacíos.


Además de la poca afluencia de motociclistas en los centros de regulación, algunos de los conductores de motocicletas que ya realizaron el trámite aseguran que los agentes policiales los detienen de manera indiscriminada, pese a que ya usan chaleco y casco rotulados.