Ante la crisis económica y el cierre de negocios tras un año y tres meses de estado de emergencia y toque de queda, crecen las voces para exigir la eliminación de las restricciones nocturnas con el argumento de que los restaurantes y bares pueden aplicar medidas de distanciamiento.