Diferentes opiniones, algunas totalmente contrapuestas, ha generado el proyecto de crear un Ministerio de Justicia propuesto por el presidente Abinader, que busca desligar al Ministerio Público de atribuciones de varias funciones que ejerce actualmente.


La controversia gira, entre otros aspectos, en torno a si se requeriría modificar la Constitución y si la función del nuevo ministerio podría afectar la autonomía del órgano persecutor.