Su condición no es impedimento para que cada año Rosa Félix, de 77 años asista a la procesión del Domingo de Ramos, como forma de agradecimiento a los milagros que relata Jesucristo ha manifestado en su vida.