SAN CRISTÓBAL, República Dominicana.- Por tercera vez, la jueza de Instrucción Especial aplazó la solicitud de medida de coerción en contra de Raúl Mondesí, alcalde de San Cristóbal, y otros cuatro empleados del ayuntamiento acusados de malversar más de 300 millones de pesos.

La magistrada Luz Del Carmen Matos envió el caso para el siete de agosto de este año a los fines de que las partes realicen unas series de diligencias que estaban pendientes desde la audiencia pasada.

Entre las diligencias están: ir a la Junta Central Electoral (JCE) para determinar a quiénes  les corresponden los números de cédulas que aparecen en una serie de cheques; a la Superintendencia de Bancos para determinar a quiénes corresponden dos números de cuentas donde fueron depositados gran parte del dinero de esos cheques que cuando fueron cambiados y al INACIF para hacer las pruebas caligráficas a los imputados, quienes alegan que no firmaron ningún cheque.

A la audiencia fue citada la señora Máxima Cuevas Reyes, quien funge como testigo del caso y a nombre de quien aparece una retroexcavadora y varios cheques, sin embargo ella asegura que no es empleada del ayuntamiento y que no sabe cómo figura en esos cheques y como propietaria de esos equipos.

Este viernes la entrada del Palacio de Justicia estaba custodiada por efectivos militares dentro y fuera, y se les impidió la entrada de seguidores de Mondesí, quienes acudieron a apoyarlo.

La jueza citó a las partes para el próximo viernes 24 de julio a partir de las nueve de la mañana en la sede de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) para que coordinen y realicen todas las diligencias que están pendientes.

Asimismo fijó la audiencia para el próximo viernes 7 de agosto.