Luego de que la tarde del miércoles le fueran sacrificados los cerdos a los porcicultores de Hato Nuevo, en Los Alcarrizos, éstos guardan con ansias la promesa del pago por parte del gobierno para continuar sustentando a sus familias.