Ante los hechos de sangre en los que se han visto involucrados miembros de la Policía Nacional, legisladores de la oposición pidieron la destitución del director de la entidad.


Mientras oficialista están divididos en la cuestionarte de si debe o no ser cancelado el funcionario.