El plan presentado por el Ministerio de Educación para el regreso presencial a las aulas a partir de septiembre, cuando se inicie el próximo año escolar, provocó posiciones encontradas entre padres de estudiantes de sectores populares, algunos de los cuales condicionaron el envío de sus hijos a la escuela a que se complete el proceso de  vacunación contra el Covid de adultos y adolescentes.