Pese a la garantía de la Asociación Dominicana de Avicultores y de ProConsumidor de que el precio del pollo picado no sobrepasa los 70 pesos, las pollerías en los barrios y en los mercados populares lo venden entre 75 y 90 pesos, ante el disgusto de los clientes y las amas de casa que buscan alternativas para sustituir esa proteína con algún producto más económico.