El compromiso de la Federación de Comerciantes con ProConsumidor para asumir el impacto del aumento de las materias primas ha generado el rechazo colectivo entre vendedores en los mercados, quienes además se quejan de las bajas ventas.