La decisión del Senado de Haití que instó al primer ministro haitiano, Ariel Henry, anular la solicitud del envío de una fuerza militar para hacer frente a la grave crisis en ese territorio, es vista con preocupación por legisladores de distintos partidos de este país, algunos de los cuales entienden que en la vecina nación hay sectores que apuestan al caos.