El inicio de la auditoría al Plan Nacional de Regularización genera incertidumbre entre la comunidad haitiana residente en el país ante posibles deportaciones si su adquisición de documentos no fue conforme a lo establecido por la Ley.