En espera de que el presunto feminicida de Rosalinda Luciano sea presentado ante un tribunal para la imposición de medidas de coerción, los deudos de la víctima aprovecharon el sepelio de la mujer para exigieron justicia y medidas contra la violencia de género.


El atacante, quien se entregó la noche del miércoles, ya había cumplido una condena de prisión por porte ilegal de armas de fuego.


Bajo una pertinaz llovizna, con música cristiana y reclamos para que el homicidio no quede impune, fueron sepultados los restos de Rosalinda Luciano, de 27 años, quien murió tras recibir más de 20 puñaladas el pasado lunes en su casa en el sector Valiente, de Boca Chica.