La primera dama, Raquel Arbaje, hizo un llamado a la reflexión a los legisladores ante la posible aprobación del nuevo Código Penal donde sería legal la disciplina violenta en contra de los niños.


En cambio, Arbaje invitó a castigar de forma drástica la violencia para el beneficio de las víctimas, de tal manera que se impulse una cultura basada en el dialogo, tolerancia y respeto, al tiempo que calificó como un retroceso en la protección de los derechos de la niñez y adolescencia que se apruebe este tipo de disciplina en la pieza legislativa.