La pastora Rossy Guzmán, quien guarda prisión preventiva por sus presuntos vínculos con el entramado de corrupción develado mediante la Operación Coral, deberá permanecer en la cárcel.

La Primera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional ratificó la prisión preventiva por 18 meses, al considerar que Guzmán es parte fundamental de la red que de forma presunta era dirigida por el exjefe de la guardia presidencial, Adán Cáceres.