Siete de cada 10 personas diabéticas en el mundo tendrán complicaciones crónicas debido a que no controlan la enfermedad, de la que solo el 25 % de los pacientes con diabetes tipo 2 logra los objetivos meta.