El ministro de Trabajo, Luis Miguel De Camps, comparte su deseo de que las mujeres accedan a mejores empleos en el futuro inmediato y reconoce que "regularizar" los 245.000 empleos domésticos actuales del país "no se hará de la noche a la mañana".