Mediante un proyecto de ley se busca sancionar con el cierre y el pago de hasta 50 salarios mínimos a los hoteles, moteles y cabañas que no exijan documentos de identificación a quienes se alojan en sus instalaciones.