Los principales centros de salud tanto públicos como privados siguen abarrotados de pacientes con covid-19, los cuales han tenido que disponer de más espacios para habilitar más camas, para poder atender la llegada de pacientes con la enfermedad. Sin embargo, Salud Pública asegura que hay plazas suficientes.