Los partidos Revolucionario Moderno y de la Liberación Dominicana se acusan mutuamente de ser responsables de que el narcotráfico haya ganado terreno en el territorio de la política.


Los peledeistas dicen que habían advertido sobre los supuestos vínculos del PRM con el narco y estos últimos argumentan que en el pasado hubo plena impunidad.