El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia advirtió hoy en su publicación anual y global más relevante que los efectos de la COVID-19 sobre la salud mental y el bienestar de los niños y los jóvenes podrían prolongarse durante muchos años.