Ahora que iniciamos un año electoral, en el que tendremos un aluvión de propagandas, vale la pena llamar a reflexión sobre mensajes insostenibles y que pueden generar reacciones indeseadas.