Desde hace dos semanas los dueños de los terrenos, donde será levantada la verja, impiden que los equipos pesados de la empresa contratista continúen la obra.