La variante delta, una cepa más transmisible y potencialmente más peligrosa del nuevo coronavirus, constituye ahora más de la mitad de todas las nuevas infecciones en Estados Unidos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.