Con el regreso a clases presenciales a la vuelta de la esquina y un fin de semana de quincena, las tiendas de la avenida Duarte esperan hacer “su agosto” tardío con la venta de útiles, mientras padres de familias se quejan por los incrementos de los materiales escolares.


De esta forma reaccionó Nairobi Ventura, madre de tres niños que debido al aumento de precios con respecto años anteriores, junto a su esposo Pablo Valdez,  tuvo que recorrer con sus dos pequeños hijos varias tiendas sin poder comprar ni siquiera los cuadernos.


Otros padres de familia que en busca de economizar acudieron este jueves a la popular arteria comercial, dijeron sentirse preocupados por altos precios de los útiles escolares.


Aurelio Batista y Ernesto Rojas, comerciantes que por más de 25 años han trabajado en la Duarte, dijeron que por la pandemia sus negocios registraron pérdidas significativas, además de que los artículos importados tienen alzas.


Aunque el INABIE provee los uniformes escolares, no todos los estudiantes los recibirán, obligando a los padres de familia a comprar la ropa estudiantil.


En tanto pantalones para hacer deporte depende el tamaño cuentan desde 275 a 240 pesos.