SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Si no fuera por este sencillo objeto, todavía comiéramos como nuestros ancestros, los primitivos, ensuciándonos las manos cada vez que necesitáramos ingerir alimentos.