Como “injusto” e “inoportuno” calificó la Cancillería el llamado que hizo este miércoles la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para detener la deportación de parturientas haitianas con el argumento de que viola las disposiciones internacionales asumidas por el país.


Al considerar que la incapacidad del gobierno haitiano de resolver las necesidades básicas de su población ha generado una presión migratoria sobre el país, la Cancillería rechazó la petición de la Comisión Interamericana e insistió que las repatriaciones de embarazadas no violan disposiciones internacionales.


Como ejemplo del impacto migratorio, la Cancillería precisó que en 2018, se registraron 14,693 partos de madres haitianas en hospitales públicos dominicanos, lo que representa un 12.5% del total de nacimientos.