Tras los altos niveles de violencia que vive el país, decenas de personas participaron este domingo en la marcha "Un paso por mi familia", con la que la iglesia católica busca promover que sean implementados los valores desde el seno familiar y evitar el aumento de hechos sangrientos.