Comerciantes y residentes de sectores del Distrito Nacional rechazaron la medida que entra en vigencia a partir de hoy y que supone un aumento en la factura por el desmonte escalonado del subsidio eléctrico.