La nueva disposición del gobierno que prohíbe la venta y consumo de bebidas alcohólicas después de la medianoche, encontró el rechazo de dueños de bares, legisladores, residentes y pequeños comerciantes de los sectores afectados.