El incremento de la presencia policial para contrarrestar la ola de atracos en el sector capitalino de San Gerónimo es visto con escepticismo por comerciantes y residentes de la zona, quienes consideran que además del aumento de agentes se requiere de patrullajes permanentes y otras medidas de seguridad.


Para Roberto Félix, quien administra un colmado que ha sido escenario de varios atracos en la calle Rafael Ramos, la inseguridad ya ha sobrepasado la capacidad de las autoridades.


Ana Bisonó, quien ha trabajo los últimos cinco años en un salón de belleza de San Gerónimo, insiste que el miedo a la inseguridad le impide realizar sus actividades con normalidad, por lo que insiste en la necesidad de que los patrullajes sean permanentes.


Como respuesta a las denuncias de frecuentes asaltos a mano armada perpretados por ladrones que se mueven en grupo en motocicletas, la Policía aumentó desde este jueves el número agentes para vigilar la zona.


El director de la policía Edward Sánchez anunció el aumento del patrullaje en esta zona, pero no dijo hasta cuándo estará el refuerzo policial apostado en el servicio.