Tras cumplir un sueño, se encuentra devuelta en el país una niña quien fue operada en Cuba de una displasia de cadera, condición congénita que le impedía caminar y no podía ser intervenida en el país.

Gestiones de SIN y un comunicador de El Seibo resultaron en que el gobierno pagara el procedimiento.