Con el inminente regreso a clases se reactivó la venta de los útiles escolares bajo el asombro de los padres, quienes se quejan por los precios de libros, uniformes y otros artículos necesarios para el retorno a las aulas.


Las quejas son el común denominador entre los padres que quisieron madrugar y comenzar a comprar desde ahora los útiles y entre quienes sólo acuden a explorar para comenzar a hacer sus presupuestos.