El crecimiento sin precedentes de las exportaciones abre espacio para insistir en la necesidad de convertir a la República Dominicana en una potencia industrial que ayude a fortalecer mucho más los fundamentos de la economía.