El sueño de tener un techo propio de varias personas  se ha convertido en una  pesadilla, pues los  propietarios del recién construido residencial Prados San Luis, en Santo Domingo Este,  enfrentan la fuga de un drenaje de aguas residuales que además de generar inundaciones nauseabundas, amenaza con mezclarse con las fuentes de agua potable y generar enfermedades.